dilluns, 19 d’octubre de 2015

Mi vida en Toledo



Hay muchas cosas que me gustan,
entre ellas, mirar por la ventana
-digo la ventana  pues no tengo otra-
y ver esas casas chicuelas, renegras
y esos vericuetos de calles estrechas,
colgadas , que suben, que bajan,
que sin andar corren. Que arrastran
su pobre existencia, que huelen
a churros y a papas y a veces
a pasas y a veces ...a vino.
No soy exigente, me basta
con mi pobre techo, mi catre, mi manta...
Salir por las noches, sólo por las noches,
y junto al inmundo portal de los bares,
oir el sonido de vasos, de voces que injurian,
blasfeman o mienten, que dudan
y piden a gritos su honra.
-Quién me estrena?. Dice una ramera.
Ojos de animales, manos de poeta,
instintos sin dueño, mórbidas morales
y viejas doctrinas, andan por mi calle.
Y no me exaspero, no pido
clemencia a los cielos. Lo dicho...
No soy exigente, me basta
con mi pobre techo, mi catre,
mi manta y hacer esas cosas
que alegran la vida triste del poeta.

Joan Gimeno.   Manlleu,  juny de 1968

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada